Los 3 pasos imprescindibles para proteger tus muebles antes de pintar

Por  Lusandi23 de Diciembre de 2019

Cuando nos disponemos a pintar una habitación, toda precaución es poca. Muebles y adornos deben ser protegidos para evitar cualquier tipo de contacto con la pintura, y distribuidos de tal forma que eviten interrumpir el paso de los operarios, que estén trabajando en ese momento. A continuación te damos algunas pautas, para proteger tus muebles y reducir las posibilidades de que los trabajos, que se estén realizando en la habitación, puedan ocasionar algún desperfecto en ellos.

Cambia la distribución de los muebles para permitir el acceso a paredes y techos

Según la cantidad de muebles que haya en la estancia, agrupalos en una o varias zonas, asegurandote de que no interrumpen el paso a ninguna parte de la habitación. Una distancia de separación de 1 metro o metro y medio suele ser suficiente. Si tienes sillas, puedes apilarlas junto con el sofa o la mesa. Asegurate de utilizar cartones o mantas, para que no entren en contacto unas con otras, así como con la mesa o sofa. Para los muebles, la mejor opción es cubrilos con plasticos, creando una única estructura junto con el resto de muebles. Estas medidas previenen que no acaben salpicados de pintura, ni marcados por el contacto entre ellos.

Retira alfombras y cubre el suelo

Si es posible retira las alfombras que pudiera haber en la sala, o situalas en alguna de las pilas de muebles, de forma que queden a cubierto. Para el suelo, que es el elemento que esta más expuesto a salpicaduras y rayaduras, existen en el mercado varias opciones para su protección. Lona o papel son las opciones más adecuadas en función del nivel de protección que necesitemos. Para evitar salpicaduras de pintura, cualquiera de estas dos opciones es válida, siempre que nos aseguremos de cubrir adecuadamente todas las zonas expuestas de la estancia. Sin embargo, para conseguir una protección extra ante posibles golpes o rayaduras, la lona es la mejor opción. Como su precio es significativamente más elevado, puedes combinar ambos materiales, cubriendo todo con papel y reservando una lona de menores dimensiones, para irla situando en la zona de trabajo en cada momento. En cualquier caso, asegurate de limpiar exaustivamente el suelo antes de cubrirlo, especialmente si es de madera, ya que cualquier resto de arena podría provocar arañazos durante la ejecución de los trabajos.

Protege interruptores y salidas de luz en paredes

Si puedes, quita las tapas y lámparas, para después cubrirlas con plastico o cinta adeshiva. Es un trabajo que no supone mucho tiempo ni dificultad y lo agradeceras, ya que el resultado final tras pintar será más satisfactorio. Asegurate de dejar en lugar seguro los elementos mas delicados, como bombillas, cristales o vidrios de las lámparas. Y no olvides desconectar la luz durante el proceso.

Conclusión

Como habrás podido observar, el trabajo previo antes de pintar una habitación es tan importante como el proceso de pintado. Es algo sencillo, necesario y absolutamente imprescindible para conseguir unos resultados óptimos. Como la experiencia es un grado, a la hora de realizar estas tareas de forma rápida y efectiva, si no dispones del tiempo, materiales o habilidad necesaria siempre es mejor dejarlo en manos de profesionales. En Pinturas Lusandi, llevamos más de 20 años realizando nuestro trabajo de manera metódica y con el único objetivo de lograr la mayor satisfación de nuestros clientes. Solicita un presupuesto ahora sin compromiso, deja en nuestras manos la restauración de tu casa y evita riesgos innecesarios.